lunes, 15 de noviembre de 2010

De Pelos

Ya estoy de regreso. Lamento a todos mis lectores la demora pero bueno, qué hace uno cuándo no le queda "diotra" que tomar las maletas y huir al buen clima.


"¿Otra veeeeeeeeez?"- preguntarán algunos.


"Si, otra vez querido lector"- respondo con calma. Para eso son las vacaciones para usarlas. Las vacaciones es lo único en lo que "no me duele el codo" gastar.



Pues nada que estoy de regreso en la oficina además con un radiante y tremendo "new look." Nada más para que se den una idea, traigo un pinche bronceado marca "quítate que ahí te voy" soy la envidia de la oficina y por lo que veo también la "comidilla."



Resulta que además de broncearme decidí dejarme crecer el cabello. Para estos inviernos imparables e implacables el "look pelos parados" aunque cómodo para ponerte un gorro, la verdad no me ayuda porque me da mucho frío en la cabeza y no tengo como taparme las orejas, salvo use la gorra con la que parezco empleado neoyorkino recolector de basura. Y está bien usarla uno o dos días por semana para combinar, pero no todos los días, digo "que también se note el caché."


Tengo la certeza que la gente de mi oficina en su miserable y pálida vida había visto un hombre bronceado. Peor aún, me ven y no saben hacer las preguntas correctas al respecto, como que el bronceado idiotiza a la gente. Eso debe ser lo que tanto llaman "envidia".
Claro que también "nomás" en mi piso hay tres negros que en su vida sabrán lo que es el aceite de Coppertone y dos canadienses y un inglés que si se expusieran al sol, morirían al instante por quemaduras de tercer grado.



Hasta "Mi Manolis" de la tiendita-consultorio psicoanalista, que es muy "chucha", por lo menos para cobrar y poner precios, me vio y me ha dicho:



"Pero que guapo que estas hoy, hace tiempo que no me visitabas."



"Es que me fui de vacaciones, Manolis"



"¿Y te has quedao en la ciudad o has salido?"



'tamadre



"Manuela qué no me ves el color de piel que traigo, este color a la "George Hamilton" no lo pesco en la playa de Oka."



A veces creo que el trabajo la agota mucho o es que de plano soy más guapo de lo que yo pensaba...hmmmm



En la oficina igual.



"Ay pero mira que color tan bonito traes"



"Qué bronceado vienes, Gallito, ¿has ido a la playa?"



No, me quedé diez dias dormido en una cama de rayos ultravioleta, no te imaginas el cuentón y el cáncer de piel que me espera.



"Otros más aventados ya me han apodado "el George Hamilton del noveno piso" o "Ricardo" por aquello de que suena muuuuy macho y muy "latinooou." Pero de esto yo no me he enterado nada aún.



Además del bronceadazo pues sí el pelo lo traigo largo, y acabo de descubrir que trabajo en una oficina llena de filisteos. Qué tiene de extraño que una persona se deje crecer el cabello, las mujeres lo hacen todo el tiempo y pues los hombres igual, qué no... ¿O es que Cristiano Ronaldo salió con alguna mierda metrosexual de moda de la cual no me he enterado y ahora los hombres no deben dejarse creer el cabello...?



Pues nada el cabello largo ha despertado muchos comentarios a mis espaldas es como si tuvieran planeado raparme, sacarme los ojos y venderme como esclavo en Gaza. Gente que pasa por mi oficina, que se detiene a verme como para saludarme diciendo "ay hace mucho no te veíamos por la oficina", o hacen como que le soplan al café y curiosamente se quedan mirándome fijamente, al momento que descifran en su mente:



"Qué se hizo este tipo en la cara...la nariz, las arrugas, botox, esta raro..."



Por supuesto al final no se aguantan y se les ocurre aventar la primera verborrea que sale de su boca:



"Estas raro, algo tienes...."



"No, no es nada"- les sonrío y volteo a mi monitor como si nada.



"Es que algo tienes, bueno se ve que vienes bien bronceado, pero es algo más"



Me rebajé el busto, no podía con las cervicales, ¿¡ YA!?.



"Nada...¿será que tengo el cabello un poquito más largo...?



"Ah, claro eso debe ser, si, no lo había notado, ah mira...si...este...bueno...ya decía yo..."



Una chica muy simpática, quien ahora me apoda "Ricardo" me bailoteó moviendo los hombros y las tetas frente a mi oficina muy a lo "Iris Chacón."



"¿Qué ha sido eso Kim?"



"Nada, Rrrrrricarrrrrrrrrdo, es que tu bronceado y tu cabello me puso como....miiiauuuu"



oooo keeey...si, soy más guapo de lo que pensaba.



El colmo del descaro fue un cabrón, sí, tal parece que a los hombres les ha causado más problema mi bronceado y mi decisión por simplmente dejarme largo el cabello. El viernes pasado, un colega con quien muy pocas veces cruzo verdaderamente palabra alguna, y no por ser yo un "esnob" o un sociópata, sino simplemente porque en esta vida hay códigos postales a los que nunca se debe acceder. El tipo entró a mi oficina como "Juan por casa" y tras analizar muy bien lo que me iba a decir, de su boca vomitó un:



"No me gusta"



¡ Zas !, Tan-tan, así sin miramientos. ¡Madres!



"Buenos días para tí también "M." Nn-n-nnno te gusta....qué cosa?" (haciéndome el pendejo)



"Tu cabello"



Ah.



"Ah, pues, esteee..."



¡ MEVALEMADRES CHINCHE PEDORRA ! ¿YA TE HABRAS CANSADO DE MANTENERME?



¿Qué putas dices cuando te toman así de sorpresa y sin anestesia? Es como ir a un funeral y decir "Felicidades, muchos días de estos." Ya la cagaste y no hay marcha atrás.



"Bueno "M"...¿gracias...?"- yo un modelo de calma impasible, nervios de acero.



Las críticas buenas o malas hay siempre que tomarlas con madurez. Así sea un golpe durísimo en los testículos de tu ego.


"Bueno, es que la verdad no es que no te veas bien, pero como que el cabello así, no sé como que, bah, no sé cómo explicarlo, como que te ves más grande a comparación de otras ocasiones, como que no sé... me explico, pero no te ofendas ¿eh?, te lo digo porque me llamó la atención."



Idiota



"No, no sino me ofendo faltaba más, es que me lo estoy dejando crecer y es sólo eso...cabello."



"Si verdad, hehe, pues sí es eso, cabello." No pues bueno, que "cool" que buen bronceado traes, pero es que el pelo..."



Silencio incómodo. Como si me hubiera tirado un pedo en el salón, a la hora te tomar el cognac con mis suegros.

"Gracias "M" lo tendré en cuenta..."

¿Para qué, no sé?





Y bueno para que mejor se den una idea de como luzco y hágan ustedes sus propias conclusiones les anexo una fotografía de como me veo. Espero sus comentarios.





Esta entrada de blog ha sido patrocinada por "Shampoo Daniela Romo" si, único con formula exclusiva para dar "CELOS"

18 comentarios:

Humberto dijo...

Jajaja. Dependiendo de la categoría del fulano majadero ése de "no me gusta tu cabello", le hubiera respondido:
-"Pues a mi marido le encanta"
-"Al menos yo sí tengo cabello"
o
-"Y mira que no es lo único que me creció en vacaciones, ¿eh? ¿Quieres ver?"

En ese contexto, parece que la gente en Quebec es bastante "opinionada", aquí batallas para que te perreen. A veces se extraña.

Gallo dijo...

JAJAJAJAJAJA no lo había pensado Humberto. ¿Qué hubiera respondido Daniela Romo?

Qué puede saber un Irlandés de acidez cáustica salvo la de su estómago por tanto chupe.

Te cuento que hay una posibilidad de viajar a tu isla esmeralda en enero...si estás ya te aviso con tiempo.

Veronica Delic dijo...

el shampoo de Daniela Romo olia corrientisimo tipo shampoo Avon..guacala. Le lavaba el pelo a las Barbies con el y les quedaba pajisimo.

Humberto dijo...

¡Yay! Sí, vente p'acá, aquí estaré convertido en yuki. Se me hace que vas a encontrar a gente aún más blanca. Si necesitas info, avísame.

Por cierto, no has puesto ni una foto real y verdadera con tu nuevo "look". ¿Se podrá?

Centigrado dijo...

Bueno bueno... Yo creo que deberias de una buena vez desenmascarar tu identidad y mostrarnos:

1. Tu bronceado del Diamante Negro
2. Tu pelazo de Gael!

Y ya aqui hacemos tanda colectiva con mas criticas "constructivas" :P

Gallo dijo...

Verónica: Bienvenida Creatura!!!Solté tal carcajada. No puedo creerlo. Hace poco escuche de amigos que olían el shampoo Daniela Romo en el supermercado y que olía "bruto" y tu se lo ponías a tus Barbies, que diría Daniela Romo..seguro se hubiera cortado el cabello. ¿Dijiste Shampoo Avon?

-Humberto: Ese nuevo look lo verás si me doy una vuelta por Irlanda, verás como tomo Dublín por sorpresa. Por lo pronto revisa la foto, soy yo.

-Centígrado: Andas inspirado. El bronceado del Diamante Negro me transportó a 1991 y "Muchachitas" deberás pagar por ello.
Nunca, por favor, me compares con Gael García

loquemeahorro dijo...

Mi hermana dice que porqué la gente se ve en la obligación de decir lo que le parece tu último corte de pelo, si no se lo ha preguntado nadie. Yo añadiría "sobre todo si es malo".

Una vez me corté el pelo, y uno me dijo
- A mí, es que no me gustan las mujeres con el pelo tan corto.

Lo que yo no le respondí (porque soy "una señora") fue:

- ¿Sabes que eso puede ser una buena razón para cortarse el pelo así?

Gallo dijo...

Loque: MUY BUENA, es que sí y como tal te viste, "una señora estupenda".

Es increíble como un corte de pelo o cambio de look pone a hablar hasta al mudo de la oficina. Y cuidado con haber viajado a algun lugar exótico o lejano como Niuyor, porque seguro hasta vudú te hacen en el cubículo del trabajo

Bienvenida de regreso

loquemeahorro dijo...

Vudú? ummm, puede ser, porque lo de la gastroenteritis que me cogí con visita a urgencias, no es muy normal

(además de la habitual envidia por mi belleza incontestable)

Ah, que lo de la foto, muy bueno

Gallo dijo...

Ah bueno si, la belleza siempre será motivo de envidias. No quiero imaginar esa gastroenteritis a que se habrá debido. Pero ansío leer tu crónica al respecto.

La foto, claro si soy yo!

Marxe dijo...

jajajaja... pues si, me puedo imaginar la escena de seducción por tu belleza, también incontestable.

Por otra parte, te falto agregar los comentarios de quienes sospechamos que usaste spray o crema bronceadora.

Gallo dijo...

Tienes toda la razón!!! Olvidé ese detalle, hubo una a quien cariñosamente apodaré la "llorona pelirroja" quien me agarró los cachetes segun ella alabando mi incontestable galanura, pero era para ver si tenia tinta o algo así. ES VERDAD!!!!!

Pero no. A las pruebas me remito

Bola de envidiosos, como ustedes nunca salen...

bibliobulimica dijo...

Gallo:
me da mucho gusto que hayas disfrutado tus vacaciones, que ahora que regresaste descubrieras lo buen mozo que eres...
Ale.

Gallo dijo...

Bibliobulímica: Pues si es increíble lo que un bronceado puede hacer, he descubierto que soy apuesto, galán, buenmozo, encantador y que hasta pellizquitos en el metro.

Eso puede convertirse en una maldicion. Ya galanes como yo y Ricardo Montalban, pocos

Patricia dijo...

Welcome back! pues si; la belleza y mas aun, la belleza bronceada siempre despertaran envidias... y mas en este pais! BTW el pelo largo esta demodé!... jajaja NTC

Gallo dijo...

Gracias Patricia. Ya les debía una entrada. Creo que me voy a lanzar a la política. Quién no votaría por un candidato con un bronceado como yo.

Claudia dijo...

Ay como me has hecho reir Gallito!! Uste muy chulo, valemadre la gente esta tan palida y sinchiste.

Aqui el comentario obligado cuando regresa una de las playas, toda bronceada, es "you look well!" Lo cual me caga porque implica que en cuanto se me baje el bronceado, me veo enferma. WTF?

Gallo dijo...

Asi es Claudia y tu puedes presumir un tostado envidiable ante tus pálidos coterraneos. Sería mas divertido decirles:

-Perdona estas enfermo, te ves amarillo.
-No, es mi color de piel.

POBRES!