jueves, 2 de septiembre de 2010

Adiós Charro Negro

SUFRO.

Así muchas veces iniciaba su columna Germán Dehesa. El pasado 23 de agosto, mi muso inspirador, a quien debo mi incipiente blog y mi necedad de algún día ser escritor, anunciaba en su columna para sorpresa de propios y extraños, que tenía cáncer; para sorpresa de todos, muy avanzado. Hoy descansa el Charro Negro.

Curiosamente, nunca lo conocí en persona, bueno, más allá de verlo en la "Feria del Libro" desde atrás de las filas pero sí le escribí un par de veces por "e-mail". El cabrón me contestó siempre.


La introducción más estúpida que se me ocurrió para romper el hielo, fue platicarle que una gran amiga mía, Chelito, se le aventó encima y a la yugular estando él en el aeropuerto de la ciudad de México, cómodamente platicando con Arturo Pérez-Reverte.

"Por supuesto que me acuerdo de ese momento, y me acuerdo de tu amiga, así son las viejas" , respondió.
Creo que el destrozado ego de Arturo Pérez-Reverte tampoco olvida el haber sido ignorado completamente durante el ataque de mi amiga, la fanática "Dehesiana".


"Nunca dejes de escribir" -terminó su "e-mail"-.


Ahora siento como si se hubiera acabado una larga serie de historietas donde ya no podré saber qué sucede con la vida de los personajes principales. Todos los que rodeaban a diario a Germán.


Ya no sabré que pasará con la fiel "Fita", cocinera, famulla y confidente; "El Bucles", Andrés el hijo menor, quien adoraba ir a ver jugar a los Pumas al Estadio Universitario; "La Hillary" y/o "La Rubia Misteriosa", quien nunca supe si ambas eran la misma persona, una era su esposa y/o la asistente; Arturo Montiel, ex-gobernador del Estado de México, el acérrimo rival a quién Dehesa siempre acusó de ratero y pillo religiosamente en todas sus columnas (ese sabemos que siempre quedará libre disfrutando de sus propiedades en Andalucía); ¿Quién cuidará de la casa de piedra y flores?, ¿Quién seguirá con la "Operación Cobija" cuando haga frío en la Ciudad de México? y el HOY TOCA...

Antes de cerrar la entrada debo anexar, y si me permiten, por lo largo, un fragmento de la anécdota, mi predilecta del Charro Negro, "Huevos Tibios".

Así llegamos al sábado pasado. Desperté tarde y con el ánimo nublado por el malestar bronquial que me aqueja. En un acto claro de regresión, pensé que sería deseable desayunar un par de huevos tibios como aquellos que mi madre me recetaba en la azul infancia. Fita se materializó al pie de mi camota y me dijo: ¿qué va a desayunar? Jugo, yogur, café y un par de huevos tibios de cuatro minutos. Fita cayó en un abismo de perplejidad. ¿Qué pasa?... Es que no sé lo que es eso de huevos tibios. ¡Señor del Coromoto!, no puede ser que no sepa. Pus no sé. Imagínenme, lectores preciosos, dando clases de cocina. Mire, Fita, pone agua a hervir; ya que está hirviendo, deposita ahí dos huevos. ¿Con cascarón o sin cascarón? Fita, la amo, pero no sea acémila: ¡claro que con cascarón! ¡Ahhh!, lo que usted quiere es que se los cosa. Fita, si usted me los cose, los alaridos se van a oír en Tepeji del Río; lo que quiero es que me los cueza. Puseso, pero a eso en mi tierra se le nombra huevos cocidos. Fitita: eso depende de cuánto tiempo los deja en el agua; yo sólo quiero que los deje cuatro minutos. ¿Los echo así en el agua hirviendo? Sí. ¿Y no salen disparados? Ojalá, pero no. ¿Y los saco y se los traigo? No, bien mío, los partes con cuidado y me traes sólo lo de adentro. Este drama ovopedagógico se llevó una buena media hora. El resultado fue más bien horrible, pero en los ojos de Fita la llama del aprendizaje refulgía intensamente.


Y cómo dijo Dehesa: ¡Chicos y chicas: hay que salir a vivir!


Descanse en Paz.

9 comentarios:

Patricia dijo...

Si hombre, se nos adelantó! y a mi que me encanta que me cuenten historias y anecdotas... entiendo tu pesar, descanse en paz! sera? quiza se rie de nosotros, en este momento creo que el la esta pasando de lujo!

loquemeahorro dijo...

Qué bonito homenaje, yo no lo conocía, creo que aquí no es muy conocido, y es una pena.

p.d Bibliobulímica siempre llama a su marido "Mi Charro Negro" y más de uno: ¿y qué es un charro? ¿y es negro?

La pobre lo ha tenido que explicar 20 veces

Fernando Lizárraga dijo...

Pues si, que descanse en paz el Maestro. Su muerte me trae a la mente las risas de Manuel Cosío cada vez que lo leía. Le encantaban todas sus ocurrencias. Que descansen en paz los dos y ojalá que allá, estén donde estén, continúen riéndose!

Y a todo esto, Gallo, te cuento que hace como un mes me encontré a Germán Dehesa saliendo de dar una conferencia en el Club Libanés de la Ciudad de México. Iba en una silla de ruedas y se veía tan demacrado que ni siquiera me atreví a acercarme para saludarlo, felicitarlo o lanzármele a la yugular.

Curiosamente, unos minutos más tarde de "nuestro encuentro" leí en su columna acerca de la pin... enfermedad que tenía. En fin. La vida nos da sorpresas, sorpresas nos da la vida, ay Dios...

Un abrazo y por favor házle caso al Maestro y no dejes de escribir.

bibliobulimica dijo...

Sufro también.
Uno de mis escritores preferidos, que por serio que fuera el tema tratado en su columna me arrancaba desde una sonrisa hasta una carcajada.
¡Que bonito homenaje!
Descanse en paz

Edigator dijo...

Bua.
buen homenaje, Arturo.

mg dijo...

Era lo único que me alegraba el día después de abrir elnorte.com porque lo demás no es muy halagador.

Lo estoy extrañando mucho.

Gallo dijo...

Hola a todos pues si algo desconectado del mundanal blog, ya estoy de vuelta.

Patricia: Seguro que Dehesa esta viendo el juego de los Pumas y sufrió con la humillante derrota ante Ecuador.

Loque: Gracias. El Charro Negro es una bebida hecha con tequila corriente y coca cola. Eso si sabías, no? No se si el marido de biblio tambien caiga en esta categoría.

Fer: Apuesto a que ahora te arrepientes de no haberlo saludado...pobre mi Charrazo Negro.

Saludos y no dejes de reir, FER!

Biblio: Muchas Gracias por tus palabras.

Edigator: No dejes de escribir!

Mg: Que pena que solo la muerte de Dehesa nos reconecta! No te pierdas!

Marxe dijo...

Si, es muy triste. Cada vez que lo leia reverdecian algunas de mis esperanzas que ahora se marchitan.

En serio que nos va a hacer mucha falta. :(

Lo bueno es que mañana toca!

Gallo dijo...

HOY TOCA!!!!